sábado, 1 de diciembre de 2007

¿te unes al juego?


He rescatado esto de un rincón de mi habitación. Es de hace varios meses, de hecho ahora que lo pienso, casi un año. Y nada, pues me ha apetecido compartirlo. Lo escribí tras un día curioso.
Suena la alarma del despertador. Abro los ojos con pesar: ya son las seis y media. Me incorporo y siento algo diferente: nubes de asfalto, paredes de aire, de piedra el corazón. No puede ser real. Esto es un sueño.
Suena la alarma del despertador, ¡joder! Otra vez lo volví a hacer. UNa nueva ocasión en la que soy consciente de estar soñando y otra vez en la que vuelvo a despertar. El reloj marca las seis y media. Bonita simetría.
Con lentitud me meto en la ducha. Mientras el agua recorre mi cuerpo, el sueño sale por encima de mi cabeza. No lo veo porque tengo los ojos cerrados mas puedo percibirlo. Siento que de mis pies salen raíces que me conectan con la Tierra. De mi cabeza parte hacia arriba un embudo que finaliza en una gran esfera, que me conecta con el cielo.
Pasa un día más. Malas noticias: he suspendido. En el coche, lloro desolada, hasta que pienso ¿cuánto puede afectar un número en mi vida? Un número no puede decidir quién soy, mi camino en este lugar, ¿o si? Decido soportar la melancolía y no rendirme.
De camino a casa, el coche se queda tirado en mitad la autopista. No es un gran día. No parece real. Amigos que hablan con las estrellas, otros con ángeles, otros con ángeles y otros que me visitan en sueños...
Es hora de detenerme, de estar aquí, en soledad. Todo es un torbellino que gira a mi alrededor: sueños, números, viajes, dinero, música, amigos, mentiras, infidelidades, injurias... ¿Quién soy? ¿Cuáles de estas cosas son reales?
Sólo una certeza descansa en mi pensamiento: estoy en mi camino. Nos conocemos. Me conozco y lo conozco. me saldré de vez en cuando, atajaré en algunas ocasiones, pero permaneceré en él. ¿y tú, te conoces? ¿conoces tu camino? ¿A qué esperas para buscarlo, para encontrarte? El universo es un misterio insondable que espera ser descubierto, ¿te unes al juego?

8 comentarios:

ampiku dijo...

Mmmmm, una pregunta (¿tonta?): ¿te puedes conocer a ti mismo sin conocer tu camino?

TyR dijo...

¿Acaso hay algo que no esté dentro de nosotros mismos? Sé que suena a tópico, pero quizás la pregunta ayude a encontrar una respuesta a la pregunta que planteaste. ¿Cómo te vas a conocer a ti mismo si no sabes dónde estás, si no conoces el camino por dónde vas? Somos nosotros y nuestra percepción de la realidad lo que genera todo lo que nos rodea, con lo cual, si nos conocemos a nosotros mismos, conocemos lo que nos rodea, sabemos dónde estamos, conocemos nuestro camino...

No sé si será respuesta esto, pero bueno, quizás sirva para algo.

carmen dijo...

¿Se puede confundir la realidad con el sueño? ¿Que hay de real en todo aquello que siento?
Creo que tu misma contestas a tus propias preguntas...cuando se decide iniciar el camino hacia uno mismo es cuando se es, es cuando comprendes quien es la que siente, es cuando el pensar y el sentir no son más que "Uno".
Un beso princesa

Mary dijo...

Estar en el camino adecuado es difícil saberlo, lo que sí tengo claro es que de una manera u otra al final se llega a él, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. Somos nosotros los que voluntariamente elegimos la forma
más fácil o difícil encontrarlo.

Saludos.

Luli dijo...

MORGANA: Por favor necesito que dejes tu voz en mi blog y la de todos tus Amigos.

Gracias

Morgana dijo...

Ampiku, no es tonta. Creo que ambas cosas vas ligadas, conforme te vas conociendo a ti mismo vas encontrando tu lugar.
Carmen, creo que a veces sí se pueden confundir, por eso tenemos que andar con los pies bien anclados en la Tierra y desde allí extender nuestros brazos hasta el cielo.

Musaranya dijo...

Morgana, coincido plenamente con tu último comentario que le dedicas a Carmen.

En cuanto a lo del camino... por qué todo el mundo da por hecho que hay un camino que seguir?

Me encanta tu blog

Morgana dijo...

Gracias Musaranya; en cuanto a lo del camino, yo no es que crea que todos tenemos uno preestablecido. Cuando menciono el término "camino" me refiero a la forma en la que elegimos vivir la vida y expandirnos tal y como somos, a la manera en que decidimos realizarnos como personas.
Un abrazo a todos