jueves, 3 de enero de 2008

Amor a la música




Surgen las notas entre unos dedos finos,
aterciopelada bajo el interrogante de sus versos
parece transportarme a otro lugar en el que
todo es posible.

Hacía unos años creía que amaba al músico,
ahora sé que amo la composición, la creación,
la melodía que puede llevarme donde viven
los sueños...

6 comentarios:

finglas dijo...

Como bien dices el músico (yo fui músico, tocaba el cello) es sólo el camino que hace posible la ejecución de la música pues esta es eterna y, al menos para mí, parte fundamental de la vida, del mundo, de mi existencia. Sin ella ahora o sería más que otro vagabundo entristecido, ahora soy otro vagabundo, pero..., ¿mejor?
Es tal la capacidad de cambiar el estado de ánimo de ella, de hacerte sentir emociones que nunca antes habías experimentado..., en fin, sobran las palabras. Como una descubrir a una bella dama de innumerables atributos.
P.D.: Me siento muy feliz de que hayas escrito sobre este tema.

Ellohir dijo...

Siempre me he sentido muy orgulloso de mi capacidad para apreciar la música. Es algo de lo que todo el mundo debería enorgullecerse, de poder decir que una canción te pone los pelos de punta.

Pedro dijo...

Muy bonito lo que dices, y muy cierto. Cualquier creación es mágica y grandiosa, en la medida en que alguien dedicó su tiempo y su esfuerzo en realizarla, y sólo por ese motivo ya merece la pena que sea tenida en cuenta.
Un fuerte abrazo.

Morgana dijo...

Finglas, espero que sí seas un vagabundo mejor, como tú dices. Para mí también sobran las palabras. Me encanta una canción dedicada a ella, supongo que la conoces: "vivo por ella", de Bocelli. Creo que es la canción más bonita dedicada a esa gran amiga que nos acompaña cada día.
Un abrazo a los tres

finglas dijo...

¡Claro que la conozco!

carmen dijo...

La música es el lenguaje del alma, aquel que sabe inundarse en ella aprecia la vida bajo otro prisma...Escribir poesía es la misma cosa.
Un beso princesa.