domingo, 13 de enero de 2008

Cercanía


A veces las personas que están más lejos
son las que se encuentran más cerca,
y aquellas que se encuentran a tu lado,
parece que están a años luz de distancia.
Y cuando te reencuentras con esos amigos tras mucho tiempo,
ves que una risa involuntaria puede arrancar de tu interior
cosas que ni siquiera sabías que existías...
Yo apuesto en este día por la terapia de la risa,
por aceptar todos nuestros problemas e incoherencias
interiores con una buena carcajada.
Porque un amigo mío me enseñó que había que bailar
y hacer las paces con el pasado, y otro me recordó ayer
que la risa cura muchos males.
¡Os doy las gracias por existir!
Que tengáis un buen día (a todos que leen estas breves
líneas escritas en un descanso entre taquiarritmias y taquicardias)

4 comentarios:

Marisela dijo...

Gracias, por estas palabras.
HAce poco yo volvi a ver a alguien a quien tenia casi 8 de no ver, y luego venir y leer esto que has dejado, de verdad que llega hasta dentro mio.
Gracias.

Ellohir dijo...

¡Bravo por esos amigos tuyos!

Morgana dijo...

Ellohir, tú también eres unos de los amigos que tengo que más me hace reír xp.
De nada Marisela, para eso estamos, para compartir.
Un abrazo en el alma a los dos.

carmen dijo...

Los amigos siempre están a pesar de las distancias en el tiempo o en la distancia, sólo hay que saber que están...Yo te considero amiga a pesar de tener una cierta distancia en los años.
María también hizo un curso de risoterapia...¿Cuantos músculos movíamos cuando reimos?
Un beso muy grande