miércoles, 27 de febrero de 2008

Mi pasión



"El grado supremo de la medicina es el amor.
El amor es lo que guía el arte y fuera de él nadie puede ser llamado médico. Hablar y decir buenas palabras es oficio de la boca. Ayudar y ser útil es oficio del corazón. El médico procede de Dios, crece en el corazón y se perfecciona con la luz natural de la experiencia. En ningún sitio es el amor más grande que en el corazón de un médico."

Paracelso

He leído esta cita que escribí el año pasado en Historia de la Medicina mientras revolvía entre mis apuntes de neuroanatomía. Es algo a lo que aspiro, al menos, a que mi corazón esté lleno de todo el amor que pueda contener, ejerciendo la profesión de la mejor forma posible.
Un saludo a todos después de tanto tiempo; por fin se acabaron los exámenes...

4 comentarios:

finglas dijo...

"En ningún sitio es el amor más grande que en el corazón de un médico."
Eso habría que discutirlo, jejeje, pero sí que hay que reconocer que su labor es grandiosa y más que eso... ¡Continúa con ese ánimo!

Morgana dijo...

Gracias, Finglas. Seguro que el amor es igual de grande en los biotecnólogos, xD, ¿se dice así?

carmen dijo...

Sabes creo que el amor debería ser siempre grande para todos aquellos que se dedican a cuidar, curar, ayudar, educar, formar...al prójimo.
Pero bellas palabras y nobles sentimientos tienes Morgana, creo que serás, no, mejor dicho, afirmo que serás una gran cirujano :)
Un beso

Morgana dijo...

Gracias Carmen!!! tú ya eres una gran profesora, así que no puedo decirte lo mismo!!! xDD